Sobadoras de anchoa, de Carmen Briz

    Ensayo fotográfico/ Sobadoras de anchoa. Historias de mujeres de Santoña. Con fotografías de Jon Astorquiza y textos de Raúl Gil y Mada Martínez, una colaboración de Alejandro Salgado y Santoñismo. Salamanca, 2016: www.libros.com.

    27/06/2017.
    Portada del libro.

    Portada del libro.

    EL MUNICIPIO de Santoña, ubicado en la zona oriental de Cantabria y a tan sólo 50 kilómetros de Santander, es conocido por sus famosas anchoas. Lo que no se conoce tanto es quién está detrás del minucioso trabajo que se ha de realizar para conseguir anchoas de esa calidad; el libro Sobadoras de anchoa nos ofrece esa oportunidad: “Esta es la historia de un pueblo contada a través de sus protagonistas. Mujeres que trabajan o han trabajado en las fábricas de conserva de Santoña, honrando un oficio que se transmite de generación en generación. Historias de mujeres con cuarenta y cincuenta años de vida laboral, cada uno de ellos tallado en sus rostros, que empezaron desde muy niñas para ayudar en casa, entregando siempre el dinero a sus madres”.

    Cada historia de vida (son 34 en total) viene acompañada de retratos de primer plano de cada una de las protagonistas y así vamos conociendo a Carminín, Cuca, Nati, Amparo, Marina, Puerto o a Esperanza, que nació en plena Guerra Civil y que conoció el hambre, el frío, los sabañones en las manos y cada rincón de una fábrica donde ha pasado muchos años de su vida y que le procuró, en medio de unas condiciones de trabajo durísimas, grandes amigas. La inmensa mayoría de sus compañeros afectivos trabajaban en el mar y eran ellas quienes breaban en el día a día con trabajo, casa y cuidado de menores y mayores. Pero lo cuentan como si tal cosa, sin la menor importancia.

    La foto de Cuca nos interpela desde la portada del libro: “Tiene 93 años y la piel brillante, como si estuviera hecha de escamas plateadas. Su vida está atravesada por la fábrica, la casa, las hijas, por la sensación de que su jornal era definitivo en casa, por las carreras para llegar al baile de San Antonio. A los 14 años comenzó a trabajar en Conservas Albo y allí invirtió los siguientes 45. Ha tenido una vida de obrera y delegada sindical, de trabajar con las manos, con los ojos y contra el sueño”. Pero hay muchas más historias, todas intensas. Merece mucho la pena conocerlas a través de este libro tan mimado y cuidado (en textos y fotos), conseguido a través del mecenazgo de 565 personas y tras quien también se encuentra “Santoñismo”, una comunidad que promueve iniciativas ligadas a la imagen del pueblo pesquero de Santoña.

    Carmen Briz (cbriz@ccoo.es) es periodista y forma parte del equipo de la Secretaría Confederal de Mujer e Igualdad de Comisiones Obreras.

    Esta web utiliza cookies propias y de terceros para optimizar su navegación. Si continúa navegando está dando su consentimiento para su aceptación y nuestra politica de cookies, haga click aqui para más información y ver cómo desactivarlas.