Por la igualdad real en el Día Internacional de la Visibilidad Lésbica, de María del Mar Bueno

    ARTÍCULO de opinión de la responsable del Área de la Mujer de la Federación de Sanidad y Sectores Sociosanitarios de CCOO de Andalucía, María del Mar Bueno Maqueda, con motivo del Día Internacional de la Visibilidad Lésbica.

    27/04/2018.
    María del Mar Bueno.

    María del Mar Bueno.

    HOY, COMO CADA 26 DE ABRIL, Día de la Visibilidad Lésbica, desde la Federación de Sanidad y Sectores Sociosanitarios de CCOO Andalucía lamentamos que, según los datos del último informe sobre incidentes relacionados con los "delitos de odio", podemos constatar que los ámbitos delictivos han sufrido un descenso en este último año, salvo en los ámbitos de la "discapacidad", "orientación e identidad sexual" y "discriminación por razón de sexo/género", que se han visto incrementados, alcanzando el 91,75% del total de hechos conocidos, siendo el contexto delictivo "orientación e identidad sexual" el que ha experimentado mayor crecimiento, pasando de 169 casos a 230 siendo concretamente 30 casos en Andalucía.

    Las mujeres, una vez más, hemos de tener la capacidad de enfrentarnos a los prejuicios, los mandatos culturales y las normas sociales relacionadas con nuestra sexualidad: la heteronormatividad, que, como podemos comprobar, se manifiesta en conductas que muestran como factor denominador común la presencia de un elemento motivador, el odio y la discriminación.

    Todos los ámbitos de la sociedad, la familia, el hogar, la escuela, el mundo laboral, son espacios en los que tempranamente se configura, estructura y se ejerce la violencia por razones de orientación sexual e identidad de género y para las mujeres lesbianas también son considerados escenarios de vulneración de sus derechos sexuales. Queremos acabar ya con esa permisividad social que nos ha diferenciado a lo largo de la historia, en tanto que a las mujeres que vivían solas las amparaba la creencia de que, al ser mujeres, su incapacidad, invalidez y fragilidad innatas se verían favorecidas por la elección de una compañera del mismo sexo para así afrontar mejor las situaciones cotidianas; en cambio no estaba justificado el mero hecho de elegir libremente vivir y compartir su sexualidad con una mujer.

    La visibilidad es respetar cómo siente y define cada persona la vivencia interna e individual de su sexo y/o género, así como la pertenencia a un grupo familiar LGTBIQ o bien a alguno de los colectivos vinculados a la diversidad étnica, religiosa, funcional, población gitana o personas migrantes.

    Estos mandatos de género son las expectativas que se tienen de nosotras por el hecho de ser mujeres y que nos colocan en situación de desigualdad y por tanto van a ser factores de vulnerabilidad por la que nuestra salud se va a ver afectada.

    Según la Ley que garantiza los derechos, la igualdad de trato y no discriminación de las personas LGTBI y sus familiares en Andalucía, "ninguna persona podrá ser presionada para ocultar, suprimir o negar su orientación, identidad sexual o expresión de género", así como la libertad de la persona por optar por revelar o no la propia orientación o identidad sexual o diversidad corporal. Por tanto desde CCOO recordamos que es competencia de las Administraciones Públicas de Andalucía velar porque se promuevan políticas que fomenten la igualdad, la visibilidad y la no discriminación, así como la adopción de las medidas de acción positiva necesarias para garantizar la plena inclusión y participación en cada en cada uno de los ámbitos de la sociedad.

    En el ámbito educativo, se garantizará una educación en valores de igualdad y respetoabsoluto a los derechos humanos, explicando la diversidad afectivo-sexual desde una perspectiva libre de prejuicios y adaptada a cada una de las etapas educativas.

    En las Universidades tanto públicas como privadas se promoverán acciones formativas divulgativas entre el personal docente y el alumnado que permitan proteger, detectar y prevenir acciones de discriminación y acoso por razón de orientación sexual, identidad de género y/ o pertenencia a grupo familiar LGTBIQ. Es más que manifiesta la necesidad de formación del personal docente sobre diversidad sexual, de género y familiar, así como protocolos de actuación para la detección de casos de acoso escolar por orientación sexual o identidad de género.

    Es fundamental que las residencias de la tercera edad, los centros de día y los centros de atención a personas con diversidad funcional respeten una atención al género sentido y libremente elegido y garanticen la no discriminación de mujeres lesbianas en su individualidad, así como en su relación sentimental.

    En el ámbito de la salud, demandamos que el Sistema Sanitario Público de Andalucía sea en sus políticas respetuoso hacia las mujeres lesbianas y sus familias, garantizando en todo momento el más alto disfrute de su salud física y mental incluida la salud sexual y reproductiva. Es inadmisible que exista en algunas comunidades discriminación en el acceso a los tratamientos de reproducción asistida a través de la sanidad pública. Es un derecho amparado por la ley y no puede ser socavado por el hecho de no tener pareja masculina.

    Son necesarios también los protocolos específicos para el personal sanitario, así como que cuenten con la formación adecuada y la información actualizada en género.

    Es prioritario que se acuerde un presupuesto real para el desarrollo de las medidas recogidas en el Plan de Igualdad del SAS, aprobado el pasado mes de marzo, respecto a la realización de estudios de investigación con perspectiva de género. Asimismo, los documentos clínicos y la información general que se ofrezca a las personas usuarias del sistema sanitario utilizarán un lenguaje médico inclusivo y nunca alusivo a patologías al referirse a las personas LGTBIQ.

    Consideramos imprescindible que exista un mayor compromiso en el fomento y la protección de la salud sexual de las mujeres que tienen sexo con mujeres.

    Son necesarias las campañas de prevención de infecciones y enfermedades de transmisión sexual que incluirán medidas de profilaxis específicas dirigidas a mujeres lesbianas.

    En el ámbito laboral exigimos medidas específicas de prevención de la lesbofobia con la implantación de carácter obligatorio de los planes de igualdad en aquellas empresas que están obligadas a ello y en las que no existe esta obligatoriedad la inclusión de cláusulas antidiscriminatorias en los convenios colectivos, así como la puesta en marcha de un protocolo de acoso por motivos de orientación sexual e identidad de género.

    Si la sociedad nos excluye, no sólo por ser mujer sino por ser lesbiana, nunca vamos a poder sentir la vivencia de nuestra sexualidad en libertad, de gozar de la misma como es nuestro derecho, sin escondernos por vergüenza, miedos, culpas ni ningún tipo de coerción, discriminación o violencia.

    Ser visible supone poder tener relaciones igualitarias asentadas en el respeto y reconocimiento mutuo, en donde podamos expresar libremente nuestros deseos y límites y que estos sean atendidos y respetados.

    CCOO exige igualdad real y tolerancia cero con las barreras que impiden a las mujeres lesbianas ser visibles en nuestra sociedad y en cada uno de sus ámbitos.

    Esta web utiliza cookies propias y de terceros para optimizar su navegación. Si continúa navegando está dando su consentimiento para su aceptación y nuestra politica de cookies, haga click aqui para más información y ver cómo desactivarlas.