II Jornadas Perspectiva: Trabajo, Tecnología, Riqueza

  • Celebradas en Zaragoza los días 9 y 10 de mayo

Alejandra Ortega, en representación de la secretaría confederal de Internacional y Cooperación, participó en la mesa “Democracia y participación ciudadana en la distribución de la riqueza”, junto Paola Lo Cascio, profesora asociada al Departamento de Historia Contemporánea de la Universidad de Barcelona; Belén Cardona, catedrática de Derecho del Trabajo y de la Seguridad Social de la Universidad de Valencia y Luciana Castellina, ex diputada del Parlamento Europeo, fundadora de la publicación Il Manifesto.

10/05/2018.
Imagen de la mesa redonda

Imagen de la mesa redonda

La Secretaría subrayó en estas jornadas la necesidad de conectar los debates nacionales a las luchas y debates internacionales para facilitar además la asunción por parte de la ciudadanía de las diferentes agendas internacionales de tal manera que pueda lograrse una verdadera inclusión. Sin democracias más participativas y transparentes, se recordó, es imposible la involucración activa de la ciudadanía en las decisiones gubernamentales y de las agencias internacionales en tiempos de gran inestabilidad. De la misma manera, se señaló que no es posible la estabilidad política y el respeto de los derechos humanos y una buena gobernanza sin una paz sostenible y en un contexto de círculos viciosos donde los conflictos históricos y nuevos conflictos de una violencia extrema siguen sin resolverse.

Se subrayó cómo las Iniciativas del Centenario de la OIT y muy especialmente la Iniciativa del Futuro del Trabajo que queremos recogen en el ámbito mundial muchos de los debates que se están produciendo en estas II Jornadas. A un tiempo en la intervención se analizó como uno de los principales desafíos el papel que ha de tener la OIT ante la intromisión en la gobernanza social de otros organismos internacionales de carácter financiero y económico en contextos donde vemos cómo la desigualdad y la democracia han sobrevivido de forma conjunta sin la participación de los ciudadanos. O, cuando la ha habido, no ha significado necesariamente un mejor reparto de la riqueza ni una mejora en la aplicación de las normas internacionales del trabajo.

Para finalizar se detallaron los contenidos de la Agenda 2030 y los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) de Naciones Unidas y especialmente, el ODS 8, dedicado al Trabajo Decente donde se señala la necesidad de “promover el crecimiento económico sostenido, inclusivo y sostenible, el empleo pleno y productivo y el trabajo decente para todos”. Así el trabajo decente ocupa un lugar destacado en esta Agenda 2030 que, a su vez, está integrada plenamente en la agenda internacional de la Organización Internacional del Trabajo.

Para finalizar, se insistió en la necesaria apropiación y compromiso de la ciudadanía a la hora de abordar todas estas iniciativas recogidas en las agendas internacionales para evitar caer en los riesgos de excluir a los más vulnerables de los procesos de toma de decisiones y de la erradicación de las desigualdades.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para optimizar su navegación. Si continúa navegando está dando su consentimiento para su aceptación y nuestra politica de cookies, haga click aqui para más información y ver cómo desactivarlas.