28 de Mayo de 2018: Día Internacional de Acción por la Salud de las Mujeres

    CON MOTIVO del Día Internacional de Acción por la Salud de las Mujeres, la Secretaría Confederal de Mujeres e Igualdad de Comisiones Obreras ha elaborado un manifiesto en el que hace un llamamiento al compromiso activo de Gobiernos y organismos internacionales para combatir la mortalidad, mutilación genital, desigualdad, pobreza y violencia que impactan en las mujeres y colectivos más vulnerables, aplicando normativas y estrategias efectivas que garanticen los derechos humanos, el derecho a una vida digna y saludable y su acceso a la salud sexual y reproductiva

     

    28/05/2018.
    28 de Mayo de 2018: Día Internacional de ACción por la Salud de las Mujeres

    28 de Mayo de 2018: Día Internacional de ACción por la Salud de las Mujeres

    EL DÍA INTERNACIONAL de Acción por la Salud de las Mujeres tuvo su origen el 28 de mayo de 1987, en el V Encuentro Internacional Mujeres y Salud, fecha designada para abordar y denunciar las diversas causas de enfermedad y muerte que impactan en las mujeres, así como los graves problemas de salud sexual y reproductiva que afectan a mujeres y niñas en todo el mundo.

    Hoy, más que nunca, las mujeres reivindican el derecho a gozar de una salud integral a lo largo de todo su ciclo vital, como un derecho universal consagrado por el sistema internacional de derechos humanos, que tenga en cuenta las necesidades reales de las mujeres y su diversidad.

    La OMS, en su Informe mundial sobre las mujeres y la salud, ha reiterado que "aun cuando se han realizado algunos progresos, las sociedades del mundo entero siguen fallando a la mujer en momentos clave de su vida, particularmente en la adolescencia y la vejez. En muchos lugares, las mujeres y las niñas afrontan problemas similares, en particular la discriminación, la violencia y la pobreza, que aumentan su riesgo de mala salud".

    La violencia contra las mujeres constituye un grave problema de salud pública y una violación de los derechos humanos. Las estimaciones mundiales publicadas por la OMS indican que alrededor de una de cada tres (35%) mujeres en el mundo ha sufrido violencia física y/o sexual de pareja o por terceros en algún momento de su vida.

    Los datos de la Encuesta Europea de Salud en España (2014) indican que las mujeres perciben peor su salud que los varones, padecen más enfermedades crónicas y tienen, con más frecuencia, limitada su autonomía para las actividades de la vida diaria. También acuden más a las consultas médicas de atención primaria y consumen más medicamentos.

    En España, las reformas laborales y estructurales, los recortes en servicios públicos, en prestaciones sociales, la eliminación de derechos laborales, la persistencia de las brechas de género, así como la ausencia de estrategias eficaces y dotaciones presupuestarias necesarias para la igualdad y contra la violencia de género, suponen un grave deterioro de las condiciones de vida y trabajo, con un fuerte impacto en la salud de las mujeres.

    La precariedad de las condiciones de trabajo, temporalidad, contratación parcial no deseada, aumento de carga y ritmos de trabajo, hacen que las enfermedades de origen laboral sean cada vez más prevalentes entre las trabajadoras. Desde 2012 se notifican más bajas por enfermedad profesional en mujeres que en hombres a pesar de que en el RD de Enfermedades Profesionales faltan actividades laborales altamente feminizadas y algunas patologías tienen rostro de mujer: síndrome del túnel carpiano, nódulos en cuerdas vocales o las producidas por agentes biológicos. Y aumentan los casos de acoso laboral, acoso sexual y acoso por razón de sexo, unas de las formas más dañinas para la integridad y salud de las mujeres.

    Esta web utiliza cookies propias y de terceros para optimizar su navegación. Si continúa navegando está dando su consentimiento para su aceptación y nuestra politica de cookies, haga click aqui para más información y ver cómo desactivarlas.