“Los salarios no participan del crecimiento de la productividad”

    La Encuesta Anual de Estructura Salarial de 2016 confirma que la desigualdad en la distribución salarial no disminuye, creciendo la brecha entre los que más y menos ganan. Esto refuerza la reivindicación de CCOO de que los salarios más bajos crezcan por encima del incremento pactado en la negociación colectiva.

    29/05/2018.
    catering

    catering

    La Encuesta Anual de Estructura Salarial de 2016 señala que salario medio creció un 0,2% en 2016 mientras que la productividad por trabajador lo hizo un 1%. Esto confirma que los salarios no participan del crecimiento de la productividad, pues tendrían que crecer al mismo ritmo que la productividad para mantener el reparto de la renta generada en las empresas. Pero, además, la distribución de partida se encuentra desequilibrada como consecuencia de la recesión y las reformas laborales. El crecimiento económico no está sirviendo para solucionar este desequilibrio sino que, por el contrario, sigue aumentándolo.

    El salario más frecuente se mantiene en 16.497 euros anuales en 2016 y el salario mediano (que deja por encima y por debajo al mismo número de asalariados/as) disminuye un 0,17%, alcanzando los 19.433 euros.

    Para CCOO estas evoluciones resumen la codicia de los empresarios que nos están dispuestos a compartir la prosperidad de las empresas y prefieren el conflicto, y muestran cómo las reformas laborales siguen operando también durante la etapa de crecimiento en contra de los derechos de las personas trabajadoras a participar en la renta que generan.

    La desigualdad en la distribución salarial no disminuye en 2016 y se vuelve a abrir la brecha entre los que más y menos ganan. El 10% de las personas asalariadas con salarios más altos gana 3,64 veces más que el 10% de los que ganan menos, cuando en 2015 este ratio era el 3,61 y en 2014 el 3,25. Esto refuerza la reivindicación de CCOO de que los salarios más bajos suban por encima del incremento medio pactado en la negociación colectiva. En este sentido, CCOO insiste en la necesidad de llegar a un acuerdo en la negociación del AENC.

    El modelo de crecimiento impulsado por el Gobierno y su reforma laboral generan cada vez más empleo de bajos salarios. Aumenta el volumen de personas asalariadas que ganan menos de dos veces el SMI (18.346 euros anuales), que pasan de representar el 44,96% en 2015 al 45,71% en 2016. Entre los asalariados/as a tiempo completo el incremento es mayor, pasando del 30,87% al 32,62%. Este aumento no es atribuible a la subida del SMI, pues solo creció un 1% en 2016.

    Aunque parece que se reduce ligeramente la brecha salarial entre hombres y mujeres, en 2016 el salario de las mujeres tendría que subir un 28,8% para ganar, en media, lo mismo que los hombres, mientras que en 2015 este incremento era del 29,6%; es decir, casi 6.000 euros al año.

    Esta web utiliza cookies propias y de terceros para optimizar su navegación. Si continúa navegando está dando su consentimiento para su aceptación y nuestra politica de cookies, haga click aqui para más información y ver cómo desactivarlas.