El éxito de la huelga del textil confirma que los trabajadores y trabajadoras del sector quieren otro convenio

    19/07/2018.
    Concentración en Madrid

    Concentración en Madrid

    Ha sido un éxito la huelga que CCOO ha convocado en solitario en la industria del textil y de la confección de todo el Estado. El 70% de las trabajadoras y de los trabajadores del sector de Catalunya, País Valencià y Galicia han dejado claro a la patronal que no quieren que se les aplique el convenio que ayer firmaron con UGT y que incumple el reciente Acuerdo por el Empleo y la Negociación Colectiva. Se niegan a que las empresas sigan pagando salarios de miseria de 827 euros al mes.

    Quienes trabajan en el textil "no quieren que ningún salario esté por debajo de los catorce mil euros anuales; desean que sus salarios mejoren un 2% durante cada uno de los años de vigencia del convenio y pretenden que el quinto turno de trabajo tenga una jornada razonable". Ninguno de estos tres aspectos los recoge el acuerdo que ayer firmaron el Consejo Intertextil, la Federación Española de Empresas de la Confección y UGT FICA, el sindicato que apenas cuenta con el 35% de la representación del sector. El secretario general de CCOO de Industria, Agustín Martín, cree que la huelga va mejor de lo esperado. Las manifestaciones han sido numerosas y tuvieron mucha repercusión mediática y en redes sociales.

    Es el momento de crecer

    El paro arrancó ayer antes del anochecer. Los polígonos industriales de Galicia, Catalunya y el País Valencià, fundamentalmente, se llenaron de mujeres y hombres de CCOO, que se apostaron a las puertas de las empresas para explicar a las trabajadoras y a los trabajadores del turno de noche por qué debían hacer huelga: superada la crisis, es el momento de mejorar el poder adquisitivo.

    A primera hora de la mañana, el sindicato repitió la misma operación. En los polígonos industriales de Galicia CCOO explicó a los transportistas que en el textil y en la confección estaban en huelga. Hizo lo mismo en las comarcas centrales de Valencia y en el Vallés Occidental de Catalunya, donde se concentra buena parte de la actividad del sector.

    Horas después CCOO se concentró ante el centro comercial de El Corte Inglés en Sabadell. Pasadas las once las trabajadoras y los trabajadores se dirigieron en manifestación hasta el Gremio de Fabricantes del Textil de la localidad catalana. A esa hora, en Ontinyent, un nutrido grupo de personas acudió a manifestar su descontento a la sede de la Asociación de Empresarios Textiles de la Comunidad Valenciana (ATEVAL). A las doce del mediodía una manifestación recorrió la principal zona comercial de Madrid capital. La protesta comenzó en la Plaza del Callao y finalizó en la Puerta del Sol, tras recorrer la calle Preciados. En Málaga, Córdoba y Aragón también se programaron movilizaciones.

    Desde la Confederación Sindical de CCOO felicitamos a las trabajadoras y trabajadores del sector de la industria textil, por el éxito de la huelga celebrada en el día de hoy, en defensa de su convenio y de los contenidos del IV AENC.

    "La recuperación de los salarios y la lucha contra la precariedad laboral, forman parte de las reivindicaciones centrales de este sindicato y en esa dirección van los contenidos del AENC que hemos firmado recientemente" decía Mari Cruz Vicente, secretaria confederal de Acción Sindical de CCOO. Este sindicato, tal y como estamos demostrando en la negociación del convenio de la industria textil, va a defender los contenidos del AENC y va a exigir a patronales y empresariado, a que cumplan lo acordado. El hecho de que sea un acuerdo obligacional, no significa que no sea de obligado cumplimiento para las partes firmantes, aseguraba la dirigente sindical, y si no hay un compromiso de reparto de la riqueza que generamos, habrá conflicto.

    Esta web utiliza cookies propias y de terceros para optimizar su navegación. Si continúa navegando está dando su consentimiento para su aceptación y nuestra politica de cookies, haga click aqui para más información y ver cómo desactivarlas.