Pañuelazo internacional en apoyo al aborto legal en Argentina

    Hoy, 8 de agosto de 2018, puede ser un día histórico tanto para las mujeres argentinas como para las del resto de América Latina y de todo el mundo. El Senado argentino vota el proyecto de ley que autoriza la interrupción del embarazo hasta las 14 semanas de gestación y garantiza su gratuidad en todos los centros de salud del país, que ya fue aprobado el 14 de junio por la Cámara de Diputados de la Nación tras una vigilia con más de un millón de personas en las calles la noche previa a la votación.

    08/08/2018.
    Concentración ante la Embajada de Argentina en Madrid

    Concentración ante la Embajada de Argentina en Madrid

    En América Latina el aborto solo es legal en Uruguay, Cuba y México. En el resto de países solo puede practicarse en caso de riesgo de vida para la mujer o si el embarazo es producto de una violación y para El Salvador, Honduras y Nicaragua está prohibido por completo y constituye un delito.

    En Argentina se practican cerca de 500.000 abortos clandestinos al año y se estima que un centenar de mujeres mueren como consecuencia de estas prácticas, una situación que el movimiento feminista lleva décadas denunciando.

    La movilización ciudadana, en forma de marea de pañuelos verdes, en todo el país a favor de una educación sexual para decidir anticonceptivos para no abortar y aborto legal para no morir, ha sido masiva y encabezada por la Campaña Nacional por el Derecho al Aborto Legal, Seguro y Gratuito impulsada hace más de 15 años desde grupos feministas y del movimiento de mujeres, así como desde las que pertenecen a sindicatos, movimientos políticos y sociales.

    Pero esta lucha debe ser global y desde CCOO nos unimos a la reivindicación del derecho al Aborto Legal, Seguro y Gratuito, porque esta es una deuda de la democracia con las mujeres. Estaremos presentes en el Pañuelazo Internacional y llamamos a la movilización en las redes sociales y en las calles. Porque la necesidad de legalizar y despenalizar el aborto es una cuestión de salud pública, de justicia social y de derechos humanos de las adolescentes y del resto de mujeres. La penalización del aborto no impide su práctica, sino que la hace peligrosa, llegando a 3000 las fallecidas como consecuencia de abortos inseguros desde 1983.

    Las mujeres tenemos derecho a vivir una vida plena y sin violencia. La prohibición y criminalización del aborto y la falta de acceso a procedimientos seguros, de calidad y gratuitos constituyen una violación a los derechos humanos. El derecho a decidir sobre el propio cuerpo, sólo nos compete a nosotras. El primer territorio de ciudadanía de todo ser humano, es su cuerpo.

    #8A #Abortolegal! #EstamosHaciendoHistoria #VivasLibresUnidas #NiUnaMenos

    Esta web utiliza cookies propias y de terceros para optimizar su navegación. Si continúa navegando está dando su consentimiento para su aceptación y nuestra politica de cookies, haga click aqui para más información y ver cómo desactivarlas.