La CES condena la denuncia ante el Tribunal de Justicia sobre trabajadores desplazados

    La Confederación Europea de Sindicatos (CES) ha condenado a los gobiernos húngaro y polaco por presentar una queja ante el Tribunal de Justicia de la Unión Europea sobre la Directiva revisada de Desplazamiento de trabajadores y se ha comprometido a luchar contra ella hasta el final.

    08/10/2018.
    Banderas de Polonia y Hungría

    Banderas de Polonia y Hungría

    La secretaria confederal de la CES, Liina Carr, dijo: “Dos estados miembros están tratando de anular una decisión perfectamente legítima, democrática y adoptada adecuadamente. La revisión de la Directiva fue un compromiso político por parte de tres instituciones de la UE, con la participación de ministros, eurodiputados y comisarios de todos los Estados miembros, siguiendo todas las normas y procedimientos de la UE. No hay un caso legal, es pura venganza política por una decisión que no les gusta.

    “Lo que es aún más despreciable es que quieren vender trabajadores de sus propios países como mano de obra barata. El por qué un trabajador polaco o húngaro merece que se le pague menos en Alemania o Francia que a un trabajador local, es incomprensible. Según la misma lógica, presumiblemente pretenden que los empleadores en Polonia y Hungría socaven los salarios de los trabajadores locales al contratar a trabajadores de los países más pobres de la UE y les pagan incluso menos. Es absurdo y contraproducente: crearía aún más pobreza, migración y fuga de cerebros de las economías con salarios más bajos. Sería una espiral descendente de explotación y miseria”.

    "No nos detendremos hasta que esta desagradable queja sea rechazada".

    Esta web utiliza cookies propias y de terceros para optimizar su navegación. Si continúa navegando está dando su consentimiento para su aceptación y nuestra politica de cookies, haga click aqui para más información y ver cómo desactivarlas.