Unai Sordo aboga por reforzar la colaboración y la coordinación entre los sindicatos de las dos orillas del Mediterráneo

    El secretario general de CCOO, Unai Sordo, ha intervenido en Palermo este fin de semana en la Conferencia Mediterránea "¿Qué política de integración regional para el desarrollo sostenible, la justicia social y la paz en la región mediterránea?”, que forma parte de la 4ª edición del Festival de las Culturas SABIR. En la Conferencia, que ha reunido a sindicatos de las dos orillas del Mediterráneo y de las estructuras regionales de la CES y la CSI Árabe, Unai Sordo ha propuesto unificar las estrategias sindicales entre las dos orillas para abordar los graves problemas que vive nuestra región mediterránea.

    13/10/2018.
    Unai Sordo en la Conferencia del Festival Sabir

    Unai Sordo en la Conferencia del Festival Sabir

    En la Conferencia, Unai Sordo mostró su apoyo a la construcción de un movimiento sindical árabe libre, independiente y democrático en el seno de la CSI y ha felicitado a los líderes sindicales árabes por los avances y resultados del Congreso de la CSI árabe celebrado recientemente en Marrakech. “Pero además esta es una magnífica ocasión para encontrarnos en Palermo, enclave geográfico estratégico de nuestra vecindad mediterránea, para debatir con todas las organizaciones presentes sobre aquellas políticas comunes que nos interesan para defender la promoción del trabajo decente en la región, los derechos humanos universales de los migrantes y refugiados, la igualdad entre hombres y mujeres y los Objetivos del Desarrollo Sostenible contenidos al respecto en la Agenda 2030 de la ONU”, dijo.

    Unai Sordo comenzó también su intervención recordando que los sindicatos “han luchado por mejorar las condiciones de trabajo en las dos orillas del Mediterráneo y han desarrollado numerosas las iniciativas con los vecinos árabes. En este sentido, señaló que la Confederación Europea de Sindicatos (CES) y entonces la Confederación Internacional de Organizaciones Sindicales Libres (CIOSL), hoy CSI, con el apoyo de las organizaciones sindicales árabes, crearon en 1999 el Foro Sindical Euromed con el objetivo de “fortalecer la cooperación sindical, y contribuir a desarrollar la dimensión social del partenariado mediterráneo adoptando posiciones comunes ante las instituciones comunitarias y los gobiernos nacionales”.

    La UE debe ser, como siempre fue, tierra de recibimiento y protección

    El secretario general de CCOO dedicó gran parte de su intervención al drama que se vive en el Mediterráneo y a criticar la política de la UE respecto a los flujos migratorios. “Según datos de la Organización Internacional para las Migraciones (OIM), el año 2018, hasta el 14 de septiembre de 2018 habían llegado 74.501 personas por mar a la UE, que tiene una población de 500 millones”, señaló. “Estas cifras no puede considerarse un problema para la UE. El verdadero problema es la pésima gestión de la UE y sus estados miembros y la utilización miserable por parte de la derecha y la extrema derecha de una cuestión humanitaria para generar odio y ganar votos en un momento de crisis y de pérdida de derechos sociales”, afirmó.

    A juicio del secretario general de CCOO, los países europeos deben cumplir sus obligaciones internacionales (Convención de Ginebra, Derecho del mar) y, además, la UE debe ser responsable y solidaria, generando respuestas ágiles, seguras y eficaces. Para ello, es imprescindible un sistema común europeo de asilo que articule una política común y obligatoria de protección que respete el derecho internacional y los Derechos Humanos. “La UE debe ser, como siempre fue, tierra de recibimiento y protección y debe formalizarse el compromiso de acogida personas que buscan protección además de ofrecérseles itinerarios y proyectos de integración”, subrayó.

    Unai Sordo demandó que la UE se dote de sistemas comunes de salvamento marítimo y asistencia humanitaria porque “el mantenimiento de campamentos es indigno e inaceptable para las personas que lo padecen y para la UE. Esta no puede ser la respuesta que se espera del denominado “primer mundo” democrático y garante de los DDHH”.

    Asimismo, en el capítulo de propuestas, señaló la necesidad de interactuar con los países de origen de las migraciones para gestionar de una manera eficaz, ágil y segura los flujos, y hacer de la migración un proceso voluntario en el que se garanticen los derechos. “Derecho a migrar, pero también a no tener que hacerlo. Debemos denunciar las mal llamadas “expulsiones en caliente” en las fronteras terrestres, así como la situación de los menores no acompañados: es una vergüenza tener que recordar que antes que migrantes son niños”. Además, el secretario general de CCOO mostró su solidaridad con las personas u organizaciones que están salvando vidas en el Mediterráneo y salvan también la propia dignidad de la UE: Openarms, el alcalde de Riace, Helena Molero… “La solidaridad nunca puede ser delito: condenamos la prohibición de amarre de barcos de rescate y expresamos nuestro apoyo y solidaridad más activa”, subrayó, al tiempo que respaldó el Pacto Mundial de Migraciones de Naciones Unidas, como medio para intentar dotar de un estatuto jurídico mínimo internacional a las migraciones a la escala global.

    El secretario general de CCOO abogó por una mayor coordinación de las iniciativas del movimiento sindical en la región con objeto de “unificar mejor las estrategias sindicales entre las dos orillas y formular actuaciones prácticas con el conjunto del movimiento sindical para abordar los graves problemas que vive nuestra región mediterránea”. Consideró también necesario reforzar la colaboración en nuestros espacios sindicales comunes y reforzar los procesos de democratización interna en los espacios internacionales para facilitar posiciones comunes frente a los gobiernos de la región mediterránea, así como reforzar ese diálogo con la extensa red sindical que representa la Confederación Sindical Árabe en la región donde muchos de “nuestros miembros europeos afiliados mantienen o mantenemos antiguos vínculos de hermandad, entendimiento y colaboración en las relaciones bilaterales y regionales”.

    “Queremos tejer nuestras alianzas, seguir de cerca nuestros acuerdos y ser actores del desarrollo de nuestra región. De ahí la importancia que representan los avances de la regional árabe de la CSI tras su reciente congreso, de ahí la importancia que queremos prestar a sus organizaciones miembro en los futuros procesos que vamos a compartir y de ahí, la necesidad de reforzar nuestras alianzas muy especialmente en materia de migraciones, refugio y en la igualdad de hombres y mujeres en una región históricamente compartida por nuestros pueblos”, explicó Unai Sordo, que finalizó expresando “nuestra total disponibilidad a trabajar mano a mano con todas las organizaciones sindicales que, al igual que nosotros, creen en la necesidad de crear un marco compartido de actuación de progreso, que vaya más allá de las meras declaraciones de intenciones que no nos pueden ofrecer un verdadero encuentro, ni un diálogo transnacional fructífero”.

    “En Comisiones Obreras estaremos siempre a vuestra disposición para seguir creando ese marco de diálogo, comprensión y entendimiento mutuos. Creemos que esta conferencia de Palermo, a iniciativa de los sindicatos italianos, supone un punto de inflexión importante en este camino y una extraordinaria ocasión para el diálogo activo entre nuestras organizaciones”, concluyó.

    La Conferencia celebrada en Palermo el sábado 13 de octubre estaba organizada por el sindicato italiano CGIL en el marco del Festival Sabir sobre las culturas mediterráneas. Tras un análisis de las condiciones sociales, económicas y políticas existentes en la región, tuvo lugar la intervención de diferentes líderes sindicales de organizaciones árabes y europeas con el fin de elaborar nuevas propuestas de colaboración en el espacio mediterráneo. Además de las organizaciones nacionales de Marruecos, Argelia y Túnez, participó el secretario general de la Confederación Sindical Árabe, Mustapha Tlili y representantes de la Confederación Europea de Sindicatos (CES). Fue clausurada por la secretaria general de la CGIL, Susanna Camusso.

    Esta web utiliza cookies propias y de terceros para optimizar su navegación. Si continúa navegando está dando su consentimiento para su aceptación y nuestra politica de cookies, haga click aqui para más información y ver cómo desactivarlas.